• Categoría de la entrada:Testimonios

Ignacia Picas, actualmente es titulada de derecho de la universidad King’s College London en Inglaterra. Nachi —como suelen decirle sus cercanos— posee una discapacidad visual nacimiento, pero esto no la ha detenido a la hora de realizar sus sueños e incluso ha llegado a escribir un libro titulado «Ser feliz es gratis».

Hace dos años conversó con Fundación mis Talentos sobre la importancia y su experiencia con el uso de tecnologías en la educación inclusiva, herramientas importantes para poder desarrollarse en distintos ámbitos de la vida, sobre todo para las personas no videntes.

¿Cuál fue tu primer acercamiento con la tecnología para no videntes?

Antes tenía un despertador que tenía lector de pantalla. Para las personas que no saben lo que es un lector de pantalla, esto es como si hubiera alguien dentro de ese aparato tecnológico. Es una voz que me va leyendo todo lo que aparece en la pantalla. 

¿Cómo utilizas esta tecnología en tu vida diaria?

Cuando voy a la universidad usualmente voy con mi computador, el cual tiene un lector de pantalla. Lo utilizo como si fuera mi cuaderno de anotaciones. Los profesores me mandan los libros al email, los descargo y el lector me los lee.

En la clase en general voy escribiendo lo que dicen los profesores, voy con audífonos escuchando lo que dice el lector y después, si tengo que corregir un error de tipeo, lo realizo en mi casa cuando tengo más tiempo. Llevo una grabadora a clases que también tiene lector de pantalla y me va hablando. Gracias a eso puedo grabar las lecciones de los profesores.

¿Cuál es la importancia de estos avances tecnológicos?

En el fondo es muy simple buscar en Google los derechos que nosotros tenemos, las leyes chilenas e incluso podemos investigar sobre otras discapacidades. Lo que nosotros queramos está al alcance de nuestra mano gracias a la tecnología. Sin esto estaríamos muy limitados en nuestro conocimiento porque nosotros solo tendríamos acceso al material que esté disponible en braille. Sería muy limitante, el braille es muy lento para leer. En la práctica, para una persona vidente lo que puede ser una línea para nosotros puede ser eterno leer. Eso también nos beneficia mucho, en el hecho que podemos leer a la misma velocidad, e incluso, a una mayor que las personas videntes.

¿Qué recoges de tu experiencia con estas herramientas?

Para mí esto fue como una iluminación maravillosa, estaba muy cerrada a conocer la tecnología, pensaba que este mundo virtual no era para mí. Los invito a todos a no cerrarse a esta oportunidad tan fantástica que tenemos hoy de poder abrir nuestro mundo, conocer a más personas, ser más independientes, acceder a más conocimiento, tener una biblioteca en la palma de nuestra mano.